¿Y SI LEEMOS UN CUENTO DE LA BIBLIO DEL CIC?