Y LA VACA FUE AL PSIQUIATRA…