VIDAL SE ACORDÓ DEL CAMPO