VIDAL PIDIÓ “UNA PROVINCIA DE PIÉ”