VIDAL NO QUIERE “LIBERTAD DE ARMAS”