UNA VERGÜENZA MAS DE ABSA, Y VAN…