UNA “PATADA VOLADORA” A LA FUNCION PUBLICA