UNA ALTERNATIVA PARA LOS TAMBOS