¿UN QUIROGUENSE “PINCHA”?