TRENES: UNA “MECHITA” PARA LA REACTIVACIÓN