Trenes ecológicos: PAISES BAJOS, CONCIENCIA ALTA