Tamberos: CON LA LECHE AL CUELLO…