Tamberos: CON LA LECHE A PUNTO DE HERVIR