SOBRE LO “NO” LLOVIDO, CHINCHES…