SIN CASCO, SIETE VECES MAS RIESGO