SILVESTRE Y EL VALOR DE LA UCR