UNA “PELÍCULA” QUE HAY QUE SABER INTERPRETAR