SE TERMINA LA “LETRA CHICA” DE LA PUBLICIDAD