SE “AGRIETÓ” EL CAMPO