SARQUÍS AFIRMA QUE LA GANADERÍA DIO UN SALTO