DEL JARDIN A LA SECUNDARIA, NUNCA FALTÓ