SAN MARTÍN SE QUEDÓ CON UNA COPA MUY QUERIDA