RIVADAVIA CORRE PARA FRENAR EL AGUA