RADICAL QUIERE QUE LOS OBISPOS DEJEN DE COBRAR