Quiroga: LA SITUACIÓN DEL DELEGADO