CASO DE “AMEBA COME CEREBROS” EN EL PAIS