PLAZA BELGRANO SE COLMÓ DE COLOR