¿PLATA FRESCA DE LA TIMBA PARA LOS MUNICIPIOS?