PIBITOS A LA CANCHA, EN EL PALOMAR