PERRO “PROFUGO” DE LA JUSTICIA