PERGAMINENSE MUERE POR UNA BACTERIA