PEHUAJÓ: OTRO “GRANITO” PARA ABSA