“PEDRITO”, PARA LEER Y RECORDAR