PASO 2017: UN SALUDO DE EDUARDO VICENTE