ARANGUREN, MI BUEN AMIGO…