NADA PUEDE “MALIR SAL”