Monóxido de carbono: LA VENTILACION ES CLAVE