Misa en Luján: LA OPINIÓN DEL OBISPO