“ME VOY, PERO VOLVERÉ”, DIJO EL BARIGÜÍ