LOS NIÑOS, AL ASIENTO DE ATRAS