LOS “DEMOLEDORES” LLEGAN AL ROSSINI