Lincoln: VIDAL SE CALZÓ LAS PLUMAS