Lincoln: SERENAL PERDIÓ LA CALMA