Lincoln: SECUESTRÓ A SU PROPIA ESPOSA