LECHERÍA Y GANADERÍA, LAS MAS GOLPEADAS