Lechería: QUE NO SE “CORTE” CON AGUA