LAS SALADITAS SE PONEN DIFICILES DE “DIGERIR”