LAS LLUVIAS PONEN EN JUEGO EL FUTURO DE LA SOJA