LA UNLP CREÓ UNA PLANTA DE BASURA ELECTRÓNICA