LA SUIPACHENSE, OTRA EMPRESA CON PROBLEMAS